COMUNIDAD UNIVERSITARIA INTERNACIONAL ALERTA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA CONTRA UNIVERSITARIOS EN NICARAGUA

Las manifestaciones registradas en diferentes puntos del país contra el Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el miércoles 30 de mayo acabo con un saldo de 16 personas asesinadas y 199 heridos. En su mayoría estudiantes universitarios, según denuncias se conoció que en la mayoría de los casos la causa más frecuente de muerte fueron disparos certeros en la cabeza, cuello y torso.

Cuerpos de seguridad y fuerzas “parapoliciales” del Gobierno nicaragüense abrieron fuego durante la manifestación pacífica denominada “la madre de todas las marchas”, encabezada por mujeres, principalmente por las madres de los jóvenes universitarios fallecidos en los hechos violentos desde el 18 de abril a la actualidad.

El 30 de mayo escenas de pánico se vivieron a partir de las 17.00, hora local, cuando los manifestantes caminaban hacia la Universidad Centroamericana (UCA), donde la manifestación terminaría con un evento cultural. A esa hora comenzaron a estallar disparos desde el Estado Nacional localizado a unos metros de distancia. Los testigos informaron que varias personas comenzaron a caer heridas sobre el pavimento. Grupos de paramédicos y ambulancias se movilizaron hacia la zona, aunque algunos heridos tuvieron que ser trasladados en motocicletas a varios hospitales de la capital. Las autoridades de la UCA abrieron el campus para que la gente pudiera refugiarse en su interior.

Esta es la segunda vez desde el 18 de abril, que el Gobierno de Ortega confirma una cifra de fallecidos en el marco de las protestas, la primera vez lo hizo la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, el pasado 20 de abril en la cual la cifra de muertes confirmadas fue de 10 personas fallecidas. Demostrando la existencia de un patrón represivo que no solo violenta los derechos universitarios, si no derechos humanos fundamentales como lo es el derecho a la vida, a la protección de la integridad física, psicológica y moral, además del derecho a la manifestación pacífica.

La criminalización de la protesta por parte del Ejecutivo Nacional constituye uno de los patrones evidenciados, además de que la administración del presidente Ortega no solo criminaliza la protesta, ni asume las masacres perpetradas durante las mismas, si no responsabiliza a la oposición nicaragüense como ha sido expresado por el canciller de ese país, en reiteradas oportunidades.

Además de los hechos violentos propiciados por las fuerzas de seguridad y parapoliciales del Estado, también se ha podido evidenciar el cierre de medios de comunicación social como el canal 100% noticias, el cual fue cerrado por difundir lo ocurrido en Nicaragua el 18 de abril, si no que sus instalaciones sufrieron daños por parte de una marcha pro-gobierno, que casualmente también tuvo lugar el pasado miércoles 30 de mayo. Dicha manifestación también fue la causante del incendio de las plantas de transmisión radiofónica de Radio Diario en la ciudad de León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *